Post dedicado I

Hoy empiezo una nueva serie de post, porque me apetece, porque me encantan los post temáticos y porque hoy es hoy. Va de homenajes y no va a tener periodicidad fija. Los escribiré cuando lo sienta y para quien lo sienta. Hoy empiezo con una amiga.

trébol de la suerteY empiezo con ella para desearle toda la suerte del mundo en su nueva andadura de vuelta al agua. Es una amiga muy especial. Nos conocemos desde hace 20 años (bufffff, 20 ya, qué pasada…) y hemos vivido de todo juntas. Hemos sido socias, compañeras de trabajo, paños de lágrimas, hasta madrinas de hijos… Pero ante todo y sobre todo lo que siempre hemos sido es AMIGAS, así, con mayúsculas. Hemos reído, hemos llorado, hemos disfrutado. Hemos vivido. Sigue leyendo

Anuncios

¿Trabajar me cuesta dinero?

Aún no se nada de la entrevista de trabajo que tuve hace un par de semanas. Tampoco me han dicho que no, así que vamos bien. Mientras espero respuesta, me dedico a buscar alternativas, pero con lo que estoy oyendo últimamente se me quitan las ganas…

EquilibrioYa van dos casos a mi alrededor que en el último mes han encontrado trabajo, de lo cual me alegro muchísimo, pero me hacen plantearme muchas cosas. Ambos son trabajos a comisión. Sólo a comisión, nada de fijo, ni siquiera un fijo pequeñito. Y en uno de los casos es aun peor, porque la persona que me lo contaba tiene que hacer un trabajo previo importante de búsqueda de clientes, contacto y pequeña asesoría, para que luego otra persona consiga el cliente. Si el cliente no contrata ella no cobra absolutamente nada. Cero patatero. Así que ya no solo depende de las horas que meta, de lo mucho que se lo curre ni nada de eso. Si el siguiente no hace bien su trabajo, ella también pierde. Porque no es que no gane, es que pierde. Pierde su tiempo, sus conocimientos, su moral, su tiempo de estar con sus hijos, con su marido o lo que le de la gana… Y bastante si no pierde dinero.

Sigue leyendo

Cerrado por inventario

"Cerrado por Inventario" escrito en la pizarra

 

Hoy por fin entrego el proyecto del Master en Social Media que llevo estudiando desde el año pasado. Es un proyecto realizado sobre una empresa real, y en él he ido aplicando todo lo aprendido en los últimos meses. Como se podrá imaginar cualquiera que haya hecho un trabajo de clase de este tipo, no ando sobrada de tiempo, así que estoy haciendo inventario de todas las partes del trabajo, no me vaya a dejar nada y tengamos un disgusto, y tengo que cerrar el Blog por hoy y dejaros solo este post cutre, lo siento…

Sigue leyendo

Mi primera entrevista de trabajo

Como ya os conté hace unos días, en la escuela donde estoy estudiando el Master me hablaron de una oferta de trabajo para trabajar de Community. A pesar del vértigo absurdo que me entró en ese momento decidí presentar mi CV y TACHAN TACHAN ¡me pre-seleccionaron!

entrevistaA mi y a otros 2 compañeros de fatigas y de clase. Primer subidón de autoestima. Solo pensar que alguien se había leído los curriculums y había elegido el mío entre otros 7 ya fue una pasada. Aun le resulto interesante a alguien, aunque haya estado 5 años desaparecida del mundo. Aun puedo aportar algo a una empresa. Aun sirvo para estar dentro del agua. Lo más curioso es que no solo es mi primera entrevista después de estos años de vacío, es mi primera entrevista en toda mi vida. Realmente empecé a trabajar en unas cosas y otras a los 18 años. Primero para sacarme unas pelillas mientras estudiaba, luego vinieron las prácticas durante la carrera, después monté una empresa con mi socia (como echo de menos aquella época…), de ahí pase a una empresa, de ahí a otra… y nunca me tocó hacer una entrevista de trabajo. Nunca. Así que era doble novedad.

Sigue leyendo

El vértigo de lo desconocido

El vértigo de lo desconocido o también se podría llamar “Qué miedo dan a veces los cambios y las cosas nuevas” o “En qué momento me volví una cobarde”

No Tengáis Miedo, San Marcos cap. 6La verdad es que me debería dar vergüenza decir estas cosas, pero es lo que hay. Siempre he sido de lo más lanzada para los cambios, el probar cosas nuevas, experimentar… Y ahora, desde que soy mama, cualquier cambio me supone un esfuerzo mental brutal. Me he acostumbrado a una rutina muy organizada, que creo que con niños en casa es importante, pero tiene su lado negativo. Cualquier cambio me descoloca. ¿Y a qué viene todo este rollo?

Sigue leyendo

Las Redes Sociales me han sorprendido I

Empecé a utilizar las redes sociales por obligación al apuntarme al Master de Community Manager que estoy haciendo ahora como parte de mi “vuelta al agua”, y reconozco que me han sorprendido gratamente.

Social Media
Diseñado por Freepik

Hasta ahora las veía como un pasatiempo para adolescentes y para gente pelma que le encanta poner al día a todo el mundo de lo que pasa en su vida (que pienso que realmente no interesa a nadie), pero he descubierto que son mucho más que eso. Sobre todo, he visto que aportan mucho más a nivel personal de lo que yo pensaba.

Sigue leyendo

Algunos agradecimientos para acabar el año

Quiero acabar el año con una tanda de agradecimientos varios. Qué menos que agradecer algunas cosas antes de pedir más, que para eso está el comienzo del año…

mamisybebesMi primer agradecimiento (desde fuera del agua), y creo que uno de los más importantes es a Walewska por su blog en general y por dos post en particular (http://www.mamisybebes.com/2010/08/bebes-de-alta-demanda-mi-caso-particular/ y http://www.mamisybebes.com/2010/09/bebes-de-alta-demanda-mi-caso-particular-ii/). Cuando nació [C.] vi que aquello era diferente a la llegada a mi vida de [A.]. Yo me las prometía muy felices porque ya no era mama primeriza, ya llevaba 2 años de rodaje y pensé que la segunda sería más de lo mismo. ¡Pobre infeliz! Soy la primera que dice siempre que no hay dos niños iguales, pero no me esperaba algo tan diferente, de hecho era todo lo contrario.

Sigue leyendo

¡¡Por fin tengo “Oficina”!!

No te das cuenta de lo importante que es tener un sitio propio para ti y tus cosas hasta que dejas de tenerlo.

oficina bajo la escaleraDurante los últimos años he pasado de vivir pegada a un ordenador a tener un portátil que andaba por casa sin espacio fijo, al cual recurría esporádicamente cuando necesitaba buscar algo en concreto en Internet (sobre todo por cosas de las niñas, como soluciones caseras para enfermedades varias, compras de productos infantiles y cosas así). La que podía haber sido mi mesa de trabajo en caso necesario, hace tiempo que fue okupada por cientos de pinturas de cera, témperas, rotuladores y todo el kit artístico de [A.], cuya colección de arte es muchísimo mayor que cualquiera de las colecciones de su madre (incluida la de bolsos, que ya es decir). Es más, acabamos adaptando las patas para que estuviera a solo 50cm del suelo para que mi niña diera rienda suelta a su creatividad más cómodamente, sentada en su silla infantil.

El caso es que cuando una servidora decide volver al agua y ponerse las pilas, se encuentra con que no tiene ni un triste hueco propio para trabajar en su Master. Durante un tiempo me instalé en la mesa del comedor con mi portátil, cosa muy poco práctica porque para comer no la usamos, pero todo el que llega a casa tira encima sus cosas, con lo que la mitad de las veces tenía que desenterrar mi ordenador para poder hacer algo. Por no decir que el susodicho portátil tiene la friolera de 8 años y no está para muchas alegrías, además de tardar unos 10 minutos en arrancar (eso sin exagerar…).

Por suerte tengo a una joya en casa (que es [M.] = Marido) que es lo más apañado que conozco. Tuvo la feliz idea de montarme un txoko de trabajo debajo de la escalera, en modo habitación de Harry Potter. Por una vez ha utilizado su gran creatividad para algo productivo ;p. Y no solo me ha diseñado y construido la mesa, también ha conseguido montarme un ordenador a partir de piezas de varios equipos viejos y hasta me ha ordenado los iconos y me ha puesto un fondo de pantalla a mi gusto…. Y todo esto en sus ratos libres, cuando no está currando o ejerciendo de papá. ¿Es apañado o no?

Muchísimas gracias por tantas horas de sueño perdidas

Pues hoy por fin es el día en que tengo mi hueco fijo solo para mí en mi casa. Puede parecer una tontería, pero para mí es súper importante. Cuando me siento en MI mesa con MI ordenador a realizar MI trabajo siento que vuelvo al agua. Por suerte hay muchas cosas cada día que me hacen feliz, pero sin duda hoy es mi nueva “Oficina” una de las cosas que me han hecho feliz.

¡¡Estoy obsoleta!!

Pensaba que estar obsoleto era algo que le pasaba a los productos o a la gente muy muy mayor, pero veo que estaba equivocada.

small__4583973773
por: Βethan via photopin cc

Últimamente se habla mucho de la obsolescencia programada de los productos, algo que me da muchísima rabia, sobre todo cuando algo que utilizo habitualmente deja de funcionar sin razón aparente. Entonces maldigo a los fabricantes y a la mencionada obsolescencia. Pero últimamente me está pasando algo que me da más rabia aún: programada o no, ¡la obsoleta soy yo!.

Desde que empecé el master ya fuí viendo cosas que me lo indicaban. Me tuve que bajar unas cuantas aplicaciones al móvil tipo Facebook o Twitter porque es lo que voy a utilizar en mi nueva andadura y no sabía casi nada sobre ellas. Tenía perfil en Facebook desde enero de 2009 porque alguien me dijo que estaba muy bien (en esa época aún estaba dentro del agua…), pero además de hacer un par de comentarios no lo usé mucho más. Twitter ni lo había visto. Peor son Flickr o Pinterest, que ni sabía que existían… Y ahora me paso el día vigilando los “me gusta” de mi nueva página de Facebook… Ya me he reciclado en una cosa, ¡bien!

Pasamos al tema herramientas de trabajo. Me he tenido que cambiar de ordenador, porque tenía un portátil con Windows XP, y ya van por la versión 8. Además, lo tenía tan lleno de aplicaciones para dibujar princesas y cosas así que estaba condenado, pobrecito. Y cuando me voy a poner a dibujar con mi estupenda tableta gráfica Wacom, descubro que tiene la punta rota. “Alguien” decidió pintar las princesas que comentaba antes con mi tableta y no controló demasiado la presión. Venga, otra cosa que ya no me sirve… Pediremos una nueva a los reyes magos. Otro problema solucionado , ¡y van dos!.

Lo peor que me ha pasado, y el detonante de todas estas reflexiones fué cuando intentaba diseñar el encabezado de mi nueva página de Facebook en Adobe Illustrator y se me resistía hacer un cambio, por lo que tuve que pedir ayuda a una profesora de Área (gracias, Raquel). Me explicó estupendamente como hacer lo que quería, y yo inocentemente le comenté: “Es que yo estoy acostumbrada a Freehand y con éste programa no me apaño del todo bien” a lo que me contestó “¿¿¿¿¿Freehand????? Habrá que renovarse un poco, ¿¿¿¿no????” Confieso que me hundió en la miseria y me sentí muy muy antigua…. obsoleta. En esto aún estoy trabajando, así que me pongo un minipunto de reciclaje nada más, pero bueno, por algo se empieza.

Si me pongo a pensar seguro que encuentro más ejemplos de este tema, pero creo que ya es suficiente por hoy. Como propósito de enmienda pienso ponerme al día en todo lo que vaya detectando que me hace falta. ¿Todo? Uffffffffff….

De vuelta al agua

“De vuelta al agua” es mi vida a partir de ahora, la que quiero que sea y la que voy a intentar que sea…

Aunque seguro que más de una vez me arrepentiré de ello. Empecé a trabajar con 20 años cuando aún no había acabado la carrera, y seguí en ello hasta que tuve a mi primera hija. De eso hace ya 5 años, así que se acabó, hay que ponerse las pilas y volver al mundo laboral, aunque no es el mejor momento, ya lo se. Pero bueno, cuanto antes empiece antes lo conseguiré… ¡¡espero!!

Aquí me gustaría ir contando mis pasos hasta conseguir mi meta. Y lo voy a contar en el amplio sentido de la palabra. No solo voy a hablar de trabajo, sino de todo lo que implica dejar de ser mama a jornada completa para volver a ser una mujer con una vida propia fuera de casa.

Si, ya se que se puede ser madre y hacer otras mil cosas, pero yo no lo he hecho, no se porqué… Bueno, si se porqué pero es largo de contar, otro día será. El caso es que ahora que voy a hacer otra vez esas mil cosas estoy muy emocionada. Espero que me vaya bien pronto, pero ya haber empezado el camino supone un éxito para mi. No es un mal comienzo.

Algún día esta será la categoría con más peso de mi blog, al menos esa es la idea, y poder contar mi día a día en mi nuevo trabajo.