La primera noche fuera de casa

Cuando oí la primera vez algo de esta excursión [A.] acababa de empezar el cole y no tenía ni 2 años. En ese momento juré que mi niña no iría a dormir fuera de casa con 5 años ella solita…

Albergue de excursionY como tantas otras cosas que he dicho a lo largo de mi vida, sobre todo relacionadas con mis hijas*, me lo voy a tener que comer con patatas y el momento ha llegado. Mi pequeña [A.] se va de excursión con el cole a un albergue aquí cerca, a pasar su primera noche sola fuera de casa.

Sigue leyendo

Anuncios

Reto peques y naturaleza

A través de un blog que me encanta, Wendieland, he descubierto el reto que propone otro blog, Pequefelicidad, para esta primavera. Ando un poco tarde porque ya hace tiempo que es primavera, pero me apetecía compartirlo. Y más vale tarde que nunca!

corriendo por la playaEl reto consiste en ir con nuestros hijos una vez a la semana, una mañana, una tarde, lo que sea, a un entorno natural. Los que vivimos en ciudades solemos llevar a nuestros niños a parques de los de ahora, muy modernos, muy estudiados para que no les pase nada, con muchos colorines… Pero en esos parques se pierden la posibilidad de jugar con piedras, palos, pisar los charcos de barro a lo Peppa Pig… Es un reto simple pero que si te paras a pensar igual no lo hacemos tan a menudo y hay que reconocer que a los niños les encanta. Me pregunto qué tiene de alucinante mancharse de arriba abajo de barro, por ejemplo… Pero ellos lo disfrutan de verdad!! Os invito a plantearos al menos el llevar a cabo este reto. Sigue leyendo

El día que salí del agua

Es curioso esto de las redes sociales… Cuando empecé con este tema conocí el Club de las Malas Madres, como ya he comentado alguna vez, y dentro del club a su creadora, Laura, que en este momento está a punto de dar a luz, si no lo ha hecho ya…

Cigüeña lleva un bebe con el pico en una manta rosa.Conocer es una manera de hablar. Más bien le empecé a leer. El caso es que ha ido contando detalles de su embarazo, su recta final, lo que se está haciendo esperar su segunda buenahija… Y lo hace tan bien, que me tiene en ascuas, enganchada a Twitter para ver si habemus bebe o no. Y estos días, viendo sus comentarios me ha hecho recordar mi situación hace algo más de cinco años, cuando yo estaba igual, desesperada por que naciera [A.]. Y no era tanto las ganas de ver su carita y todas esas ñoñerías que se suelen decir. ¡Es que estaba harta de estar embarazada!. Lo reconozco abiertamente, no me gusta nada estar embarazada. Tiene sus cosas buenas, claro, pero eso que dicen muchas que es el estado ideal de la mujer va a ser que no, al menos no para mi. Así que aprovechando estas reflexiones, os voy a contar la noche en que nació [A.]. Este post va dedicado a todas esas parturientas novatas que se pasan el día buscando información de nacimientos y partos en Internet y sólo encuentran historias truculentas (a mi me pasó…). Y a Laura.

Sigue leyendo

¿Por qué no celebran el día del padre?

Recuerdo con verdadero cariño aquellas manualidades que se hacían cada año por estas fechas y luego más tarde en mayo, para regalar a nuestro padre o nuestra madre, el que tocara, en su día.

Papá e hijo pingüinosNo sabría decir la de ceniceros de arcilla, construcciones de palillos, flores de papel o dibujos especiales que he podido hacer para estos días de celebración a lo largo de mi vida escolar, pero son muchos. Y contando que tengo cuatro hermanos, no se con cuantos de estos agasajos se habrán acabado juntando mi padre y mi madre, claro… Pero con cada uno de ellos se les iluminaba la cara, porque sabían la ilusión y empeño que habíamos puesto todos nosotros para llevar a casa el regalo más increíble posible..

Sigue leyendo

5 cosas que deben saber a los 5

[C.] en el Columpio a su maneraCuando [A.] empezó a ir al cole (con 22 meses), yo coincidía todos los días con otra mamá que también iba a recoger a su hija, que era de la misma clase. Invariablemente la mama preguntaba a la niña “¿Qué has aprendido hoy?” Obviamente la cría no contestaba nada, si casi no sabía ni hablar… Y era así día tras día. En aquél momento [A.] no hablaba nada, yo creo que no sabía decir ni su nombre, así que ni me molestaba en preguntar. Al año siguiente, cuando ya empezó a hablar, al salir del cole yo siempre le preguntaba lo mismo: “¿Te lo has pasado bien?” y me acordaba de aquella mama que no solo quería saber que aprendía cada día su niña, sino que encima se enfadaba porque solo conseguía que su hija le hablara de juegos, dibujos y canciones…

Sigue leyendo

¡Ya no me justifico más!

Hay una cosa que no te cuentan el día que te conviertes en mama, y es que te vas a pasar el día justificándote. ¡Pero he decidido plantarme, ya no me justifico más! 

No volver a justificarme by DragonArtTodo puede empezar incluso antes, en el momento que empiezas a compartir con tu entorno con toda la ilusión del mundo (o no) que estas embarazada. Aquí hay dos posibilidades:
<<Cómo, ¿Tan pronto? ¡Pobrecita la mayor!>> En caso de que sea el segundo hijo y que sean muy seguidos, para no sentirte una mala madre, te verás a ti misma justificándote con argumentos como que así podrán jugar juntos, que así el mayor no tendrá celos porque no se entera…. Y lo que te apetece es decirle, “Que pasa, ¿¿Acaso te he pedido tu opinión??”.

Sigue leyendo

Unos se acuerdan de la nieve, yo no

Últimamente en las redes sociales se recuerda mucho que por estas fechas hace 6 años fue la última gran nevada en San Sebastián. Mis recuerdos de esos días son otros. No tan bonitos, por cierto.

Hospital Donostia NevadoPor aquellas fechas éramos los flamantes nuevos papas de [A.], que había nacido a finales de Octubre del año recién terminado. Era un bebé precioso, que comía bien, dormía muchísimo y lloraba poquísimo. Un chollo de bebé. Nos tenía locos. Un día, con poco más de dos meses, empezó a llorar más de lo normal. No había quien la consolara. Ella que nunca quería estar en brazos, ahora era lo único que la calmaba. Probamos con una mochila de bebes y la cosa mejoró, aunque la niña seguía lloriqueando.

Sigue leyendo

Algunos agradecimientos para acabar el año

Quiero acabar el año con una tanda de agradecimientos varios. Qué menos que agradecer algunas cosas antes de pedir más, que para eso está el comienzo del año…

mamisybebesMi primer agradecimiento (desde fuera del agua), y creo que uno de los más importantes es a Walewska por su blog en general y por dos post en particular (http://www.mamisybebes.com/2010/08/bebes-de-alta-demanda-mi-caso-particular/ y http://www.mamisybebes.com/2010/09/bebes-de-alta-demanda-mi-caso-particular-ii/). Cuando nació [C.] vi que aquello era diferente a la llegada a mi vida de [A.]. Yo me las prometía muy felices porque ya no era mama primeriza, ya llevaba 2 años de rodaje y pensé que la segunda sería más de lo mismo. ¡Pobre infeliz! Soy la primera que dice siempre que no hay dos niños iguales, pero no me esperaba algo tan diferente, de hecho era todo lo contrario.

Sigue leyendo

De Belenes navideños y otros asuntos

Una intenta mantener el espíritu navideño (cuando realmente le saca de quicio la Navidad), para que de pronto aparezca un indeseable y le quite a una el espíritu y alguna cosa más de un plumazo , ¡indignante!.

Nacimiento de la Plaza de Guipuzcoa de San Sebastián, sin el niño Jesús

Se acerca peligrosamente la Navidad, y para ir abriendo boca de temas navideños (y sobre todo para empezar yo misma a hacerme a la idea) había pensado hablar de Belenes colocados en lugares públicos, cuya visita es tradición año tras año. Cada ciudad tendrá los suyos, pero yo cuento lo que conozco, aunque sea de oídas, que es San Sebastián y alrededores.

Desde que tengo uso de razón, cada año vamos a visitar el Nacimiento de la Plaza de Gipuzkoa. De pequeña iba con mis padres y hermanos, y ahora soy yo la que llevo a mis hijas. Y ese fue nuestro plan del Sábado. En el camino les iba contando a [A.] y a [C.] cómo son las figuras, que tiene diferentes escenas, vamos, todo lo que se me ocurrió para dar emoción al tema. Y claro, al llegar allí ya estaban muy emocionadas (cuando me pongo en modo navideño no hay quien me pare). Así que corrimos a la zona de la plaza donde estaba el portal de Belén con su establo, sus pastorcillos, sus animalitos, su Virgen, su San José y …. ¿y el niño Jesús? ¡Lo habían robado! Pensé: No puede ser, lo tendrá la Virgen en brazos, o San José, o los Reyes Magos, ¡¡¡yo que se!!! Se me ocurrió de todo. Hasta pensé que quizás no lo ponían hasta el día 24. Ese Belén tiene tanto detalle que lo mismo los de la Asociación Belenista de Gipuzkoa, que son los que lo colocan, habían decidido ceñirse estrictamente a la historia y no ponerlo hasta ese día… Mientras [C.] y yo comentábamos dónde podía estar la figurita (tiene 2 años, pero lo comenta todo) una mama que estaba por allí nos confirmó mis peores temores: “El niño Jesús no está, lo han robado. Solo han dejado la cuna”. Y de ahí mi indignación… ¿¿¿Cómooooo??? ¿¿Quién narices puede ser el desalmado que roba la figura más importante del Belén y a la que van a visitar todos los niños??? La cara de [C.] era un poema. Y como era de esperar, comenzó el interrogatorio: “pero mamá, ¿Jesús se ha ido al cielo?¿Porqué no está con su mamá?” “No cariño, es que hay personas malas que hacen cosas malas, y alguien se ha llevado al niño Jesús.” “¿Se ha ido al cielo?¿Dónde está?¿Nos está viendo?¿Qué es una persona mala?¿Tienes algo para comer?” Menos mal que esa pregunta me sirvió para desviar su atención y finalizar con la tanda de preguntas, que se estaba empezando a poner difícil, porque no le vale cualquier respuesta a la señorita, no. Como no le convenza lo que le cuentes sigue preguntando lo mismo una y otra vez, un horror…..  Menos mal que [A.] pasó del Belén y se fue a ver los cisnes que hay siempre en esa plaza, una tanda de preguntas menos. Total, que cogimos a las crías y nos fuimos de allí absolutamente indignados, sobre todo por haber tenido que explicar a nuestra hija de 2 años lo que es la maldad humana. Lo tiene que saber, claro, pero no creo que fuera el momento de encontrarse una demostración en vivo….

Total, que al final lo de los Belenes Guipuzcoanos lo dejo para otro día.