Relatos #6: Huida a media tarde

Relatos

Huida a media tarde

— ¿Está tu padre detrás de los asesinatos?
—No. Me da que la mafia se enteró y está haciendo de las suyas.
— ¿Te da?
—Le dije a mi padre que yo me ocuparía, pero envió a Jones a hacer ese trabajito.
—Ese trabajito era atracar un banco. —Telyan hizo girar al coche bruscamente en la siguiente calle.
—Lo sé. — Amaltea se agarró a lo que pudo—. Pero nadie salió herido; nadie inocente, quiero decir.
—De chiripa, podía haber sido una masacre; a esos retrasados les daba igual.
—Les contrató Jones.
—Un tipo brillante. ¿Por qué tienes tanto interés en encontrar el tesoro, si vas a donarlo? —
Telyan tomó otra curva cerrada. Sigue leyendo

Anuncios

Relatos #5: Lluvia de balas

Aunque se han hecho esperar, aquí está la quinta entrega de las apasionantes peripecias de Telyan.
Relatos 5
 Lluvia de balas
Unas horas antes, Telyan se había estado paseando con una tranquilidad aceptable. Con el propósito de minimizar el riesgo, iba pensando en que debería reunirse con el señor V-S en un lugar público y concurrido, y hacer el intercambio, por ejemplo, en un banco del boulevard. ¿Cantaría mucho el canje de una bolsa rellenada con una antigualla robada por un maletín abarrotado de pasta? Su mente rememoraba el pasado reciente, en el que la calma precedía a la últimamente inevitable tormenta. Había caminado en ese momento frotándose las manos y pensando en el dinero “fácil” que iba a ganar; lo único que no le hacía gracia era el inoportuno testigo que le había salido de la nada, y que le situaba en el almacén el día D a la hora H. Su mente avanzó hasta el trepidante momento actual.

Sigue leyendo

Relatos #4: Asesinato 3x

No te pierdas el cuarto capítulo de la apasionante historia del detective Telyan.
Relatos 4

Asesinato 3x

El calendario marcaba el mes de febrero, pero no era verdad, estaban en mayo, sólo que una cierta tendencia a la vagancia hacía que a veces se le “pasara” pasar las hojas una vez al mes. No se consideraba un holgazán, pero había que priorizar, y últimamente su tiempo valía casi literalmente oro. Telyan se revolvía inquieto en su silla de despacho, desapoyó los pies de la mesa y se levantó. Sigue leyendo

Relatos #3: El reloj

Continúan las andanzas del “intrépido” detective Telyan en esta tercera entrega de la serie…

Relatos #3

El reloj

Contempló su reflejo en el espejo; anoche se veía viejo y cansado, pero hoy era joven y guapete, sus ojazos azules claros eran su emblema; Becky se lo perdía. ¡Aj! Tenía que quitársela de la cabeza. Se sentía descansado (al acostarse se había tomado una colaboradora pastillita). Inhaló con fuerza; el día respiraba luz y tranquilidad, como si lo ocurrido el día anterior no hubiese tenido lugar. Pero por algún resquicio lograba filtrarse un agrio sentimiento de culpabilidad procedente de su conciencia. Telyan lo empujaba hacia el inconsciente, puestas sus esperanzas en que en algún momento pasara a su parte más profunda y se perdiera por allí. Cada vez que, como punzadas, le
asaltaban las imágenes de la catástrofe sobrevivida, las despachaba sin prestarles atención; era la táctica más efectiva, en su modesta opinión de cursillista de psicología y criminología.

Sigue leyendo

Relatos #2: Atraco a las 12

Tras su fortuito y providencial encuentro con el gato negro, Telyan se verá envuelto en nuevas andanzas.
 Relatos2
  Atraco a las 12
 La descarga fue HOMÉRICA; Telyan sintió cómo un rayo explotaba bajo sus pies escupiéndolo por la ventana con efecto fulminante, al tiempo que su pistola se disparaba incrustando una bala en el objetivo que tenía encañonado.

La fría agua alivió momentáneamente la quemazón de los pies, congelándole de golpe el resto de extremidades y órganos. Luchó por salir del agua que parecía estar electrificada. En un par de brazadas alcanzó el borde del muelle, y con un esfuerzo sobrehumano se encaramó a él. Corrió hacia el coche calado hasta la médula y castañeteando. A su paso buscó cámaras de seguridad; nada, era una zona muerta. La pistola no estaba en su mano, reposaría en el fondo fangoso del río. Se subió al coche, arrancó y se fue zumbando.

Sigue leyendo

Relatos #1: Gato Negro

Cuando creé la categoría “el faro” no pensé en nada en concreto, solo en dar una utilidad al blog, como ya expliqué en su momento. La idea básica era poder dar luz y ayudar a difundir cualquier tema o proyecto que lo pudiera necesitar, sin ideas preconcebidas.

Relatos1Pues a partir de hoy, y todos los últimos martes de cada mes, verá la luz desde aquí un relato creado por un escritor novel. La temática no tiene por qué estar relacionada con este blog, aunque nunca entrará en conflicto con él. Vamos, que no siempre serán relatos relacionados con niños y búsquedas de empleo… Si alguien quiere publicar su relato que me lo cuente y veré que se puede hacer. Por el momento empezamos con un relato que a mi personalmente me ha gustado, veremos que dicen los demás. Se admiten críticas, siempre que sean constructivas… ¡Que lo disfrutéis!


 Gato Negro

Todo comenzó con un gato atropellado. Telyan recordaba mientras sus ojos claros observaban la calle a través de la ventana sucia de la casa. Suciedad que se tragaba los rayos de luz distanciándolo de la cordura. Su reunión se había cancelado; resopló resignado. ¿Habría perdido una buena oportunidad? Maldito gato. Gato negro. Y eso que no era supersticioso.

Sigue leyendo